6.43

Home
Su
1.
2.
3.
4.
5.
6.

 

Si la voluntad buena o mala cambia el mundo, entonces sólo puede cambiar los límites del mundo, no los hechos; no lo que puede expresarse mediante el lenguaje.

En una palabra, el mundo tiene que convertirse entonces en otro enteramente diferente. Tiene que crecer o decrecer, por así decirlo, en su totalidad.

El mundo del feliz es otro que el del infeliz.

6.431 (2)    Al igual que en la muerte el mundo no cambia sino que cesa.

6.432 (1)    Cómo sea el mundo es de todo punto indiferente para lo más-alto. Dios no se manifiesta en el mundo.