5.6

Home
Su
1.
2.
3.
4.
6.

 

Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo.

5.61    La lógica llena el mundo; los límites del mundo son también sus limites.

No podemos, por consiguiente, decir en lógica: en el mundo hay esto y esto, aquello no.

En efecto, esto presupondría, aparentemente, que excluimos ciertas posibilidades; y ello no puede ser el caso, porque, de otro modo, la lógica tendría que rebasar los límites del mundo: si es que, efectivamente, pudiera contemplar tales límites también desde el otro lado.

Lo que no podemos pensar no lo podemos pensar; así pues, tampoco podemos decir lo que no podemos pensar.

5.62 (1)    Esta observación ofrece la clave para resolver la cuestión de en qué medida es el solipsismo una verdad.

En rigor, lo que el solipsismo entiende es plenamente correcto, sólo que eso no se puede decir, sino que se muestra.

Que el mundo es mi mundo se muestra en que los límites del lenguaje (del lenguaje que sólo yo entiendo) significan los límites de mi mundo.

5.63 (4)    Yo soy mi mundo. (El microcosmos.)

5.64 (1)    Se ve aquí como, llevado a sus últimas consecuencias, el solipsismo coincide con el puro realismo. El yo del solipsismo se contrae hasta convertirse en un punto inextenso y queda la realidad con él coordinada.

 

 

 

               Paradigmi, 2012 (3):  La forma del Tractatus e la falsa percezione di un disegno di Wittgenstein

               Rivista di storia della filosofia, LXVIII, 2/2013:  Il luogo logico dell’Io entro la mappa cognitiva del Tractatus di Wittgenstein

               Acta Analytica, July 2013:  A Significant ‘False Perception’ of Wittgenstein’s Draft on Mind’s Eye